DEVOCIONALES PARA TI

Una hermosa historia cuenta de una cristiana que soñó con tres mujeres que estaban en oración.
Mientras permanecían de rodillas, el Maestro se les acercó.
Se acercó a la primera, se inclinó hacia ella con gracia y ternura, con una sonrisa llena de radiante amor y le habló con voz pura, dulce y musical.
Apartándose de ella, se acercó a la segunda, pero solamente le puso la mano sobre la cabeza inclinada, y le dio una mirada de aprobación.
Pasó junto a la tercera en forma casi abrupta; no se detuvo a hablarle, ni a mirarla.
La mujer, en su sueño, pensó: ¡Qué grande debe ser su amor por la primera! A la segunda le dio su aprobación sin las demostraciones de amor que le hizo a la primera; la tercera debe de haberle ofendido profundamente, porque Él no le dirigió una sola palabra y ni siquiera una mirada al pasar. ¿Qué habrá hecho, y por qué hizo tanta diferencia entre ellas? Mientras trataba de explicarse la acción del Señor, Él mismo se le acercó y le dijo:
“— Mujer, ¡qué mal me has interpretado! La primera mujer necesita todo el peso de mi ternura y cuidado para poder afirmar el pie en el camino angosto. Ella necesita mi amor, mi interés y ayuda todo el día. Sin él, fallaría y caería.
La segunda tiene una fe más fuerte y un amor más profundo, y puedo estar tranquilo porque confía en mi, no importa lo que haga la gente.
La tercera, que según tú no noté y aún descuidé, tiene una fe y un amor de la más fina calidad.
A ella la preparo por medio de un proceso rápido y drástico para un servició sublime y santo.
Ella me conoce tan íntimamente, y confía en mí hasta tal punto, que no depende de palabras ni de miradas ni de ninguna demostración externa de mi aprobación.
No desmaya ni se desalienta ante ninguna de las circunstancias por las que la hago pasar. Confía en mí aun cuando el sentido, la razón y los instintos más finos del corazón natural se rebelarían.
Sabe que estoy trabajando en ella para la eternidad, y aunque lo que hago no se lo explica ahora, lo entenderá después.
Callo en mi amor, porque amo más que lo que las palabras pueden expresar, o el corazón humano puede entender. Callo por amor a ti, para que aprendas a amarme y a confiar en mí en respuesta espontánea y espiritual a mi amor, sin que ningún estímulo externo pida tal respuesta.
Dios hizo la Mujer como un regalo viviente. Mirémosla y tratémosla como tal.
Y de la costilla que Jehová Dios tomó del hombre, hizo una mujer, y la trajo
al hombre. Genesis 2:22.
Mas estableceré mi pacto contigo, y entrarás en el arca tú, tus hijos, tu mujer,
y las mujeres de tus hijos contigo. Genésis 6:18.






Algunos no entienden cómo es que una persona pueda tener una relación romántica y vivir enamorada de Dios. Piensan que soy la prima extraterrestre de ET pero sí, es posible. Quizá eres de los que les enseñaron que a Dios solo se le visita los domingos como cuando entregas un reporte a tu jefe, que solo ingresas a su oficina para rendir cuentas de tu trabajo y al salir se terminó la relación, pero con Dios no funciona así, tienes que experimentarlo y conocer de Él no por lo que cuentan otros, porque tú puedes tener años pensándote cristiano, haciendo como hacen todos… Es decir, yendo a la iglesia pero no estar enamorado de Dios ni haberle conocido de una manera más profunda.

Cuando uno está enamorado, BUSCA excusas para estar con la persona que ama. Te despides y luego llamas para saber cómo está, no quieres pasar ni un segundo desconectado, ya te quieres comprometer y quieres que pasen pronto los días para casarte y vivir junto a esa persona amada. Lo mismo sucede cuando estás enamorado de Dios… En las noches te acuestas adorándole y dentro de ti algo revolotea para volver a encontrarte en la mañana con tu amado para decirle cuánto lo amas y cuánto deseas estar cerca de su corazón, abrazado y sin límites de tiempo, ni interrupciones.
Job le decía a Dios “Lo que los antes sabía de ti era lo que me habían contado, pero ahora mis ojos te han visto, y he llegado a conocerte” (42:15 TLA) Para estar enamorados de Dios necesitamos algo más y es BUSCARLO HASTA ENCONTRARLO.

“Dios hizo esto para que todos lo busquen y puedan encontrarlo. Aunque lo cierto es que no está lejos de nosotros” (Hechos 17:27 TLA)
 

Él está más cerca de ti de lo que tú crees, está presente en todos tus momentos. El Salmo 139 dice que Él conoce TODO acerca de ti, aun lo que no sabe nadie, Él te conoce y te ama: Sabe cuándo duermes y cuándo te levantas. Conoce tus pensamientos aun cuando estás lejos de Él, sin mencionar palabra y Él ya sabe qué dirás. Él está delante y detrás de cada uno de tus pasos, te guía, te cubre, te forma.

Entonces, la conexión es mediante lazos de amor que nadie puede destruir. Sin embargo, es posible que a veces sientas que estás solo porque tu unión con Dios se ha vuelto invisible, se enfrió el amor ya no eres sensible a su voz.

El amor es maravilloso cuando la persona que amas te corresponde y con Dios nos pasa lo mismo, Él nos corresponde cuando nosotros lo buscamos y lo amamos.
 


“Los que conocen tu nombre confían en ti, porque tú, oh Señor, no abandonas a los que te buscan” (Salmo 9:10 NTV) Mientras más consciente estés de su Presencia, más seguro te sentirás.

Me duele en el corazón ver amigos deprimidos, vacíos, quejándose todo el tiempo, dejándose al abandono, viviendo solo para trabajar, llenándose de codicia, solo quieren hacerse famosos y han dejado de vivir apasionados… y mucho menos enamorados del Dios que les entregó muchas de esas bendiciones y talentos y ¡Tú no eras así!

Te escribo a ti, que sé que estás pasando por una mediocridad espiritual, que luchas por dejar el mismo pecado y que sabes que hay algo más detrás de la puerta de “su presencia” … Te escribo a ti que ya no soportas vivir así… Por eso, me atrevo a decirte que no estás solo pues Dios quiere que te vuelvas a Él y que no pares hasta encontrarlo.

El profeta Isaías decía: “Todo mi ser te desea por las noches; por la mañana mi espíritu te busca…” (26:9 NVI)

¿De qué nos sirve hablar todos los idiomas del mundo, ser grandes profesionales o músicos, ganar todo lo material habido y por haber, pues si no tenemos “amor” no sirve nada? Según 1 Corintios 13, Si no tenemos a Dios que es el perfecto amor eso no es vida. No hay nadie en este mundo mortal que me haya amado más que Dios, que haya dado hasta la vida de su hijo por ti y por mí. La esencia de Dios es AMARTE y demostrártelo día a día.

A mí me seduce, me cautiva, me despierta con rayos de luz en el rostro, me regala el perfume de las rosas, así que “…quiero que me prometan que, si encuentran a mi amado, le digan que… ¡Que me estoy muriendo de amor!” (Cantares 5:8)
 


Es posible estar enamorada de Dios y querer estar junto a Él todo el tiempo, más que en cualquier otro lugar del universo. Eso sucede cuando lo conoces, te cautiva por completo y te atrae hacía Él.

Cuando nos comprometernos el amor va en serio. Es decir a amarlo en la salud y en la enfermedad, en la riqueza y en la pobreza, en los tiempos buenos y en los tiempos malos, pues el verdadero amor nunca deja de ser.

Que nuestra llama hoy se mantenga viva. Es tu responsabilidad alimentarla con detalles y fidelidad constante, solo así viviremos un eterno romance con Él




Una mujer fuerte trabaja cada día,
El orgullo en su apariencia que retrata,
Pero una mujer de fortaleza se arrodilla a orar,
Mantener su alma en forma, Dios a la cabeza.
Una mujer fuerte no teme a nada,
Mirando hacia el futuro a los desafíos de cada día traerá,
Mujeres de mostrar el valor de la fuerza en medio del miedo,
Conocer el triunfo por la fe, porque el Señor está cerca.
Las mujeres fuertes no deja que nadie lo mejor de ellos,
Tan hábil en la defensa, incluso si tienen que fingir,
Sin embargo, una mujer de fortaleza da lo mejor para todos,
Sabiendo que es ungido con la sangre del Unigénito.
Una mujer fuerte comete errores y evita la misma para mañana,
Negarse a tomar el tiempo mirando hacia atrás con temor y tristeza según Dios,
La mujer de fortaleza se da cuenta de los errores de la vida no importa cuán delgado,
Si bien gracias a Dios por las bendiciones que ella aprovecha de ellos.
Una mujer fuerte camina seguro footedly sin duda en su mente,
Una vez más, no importa qué, no voy a cometer este error por segunda vez,
Pero una mujer de fortaleza sabe que Dios la captura cuando se enamora,
Así que cuando una situación se plantea de nuevo, ella no tiene miedo de contestar la llamada.
Una mujer fuerte viste la mirada de confianza en su rostro,
Siempre haciendo lo que sea necesario a fin, buscando sólo el primer lugar,
La mujer de fortaleza compite con un sentido emocional de la gracia,
Entender que es más importante para ejecutar una carrera llena del Espíritu Santo.
Una mujer fuerte tiene fe en que para el viaje que va a tener suficiente,
No importa qué tan desigual del terreno o los caminos que se rocoso y áspero,
Una mujer de fortaleza sabe que en el viaje que va a ser fuerte,
Y el amor de Dios es para siempre con ella, no importa cuán difícil o largo plazo







                    
Y tú irás hasta el fin, y reposarás, y te levantarás para recibir tu heredad al fin de los días. Daniel 12:13.
Nosotros no podemos entender todas las profecías, pero no debemos mirarlas con espanto, sino con verdadero placer.
En la voluntad del Padre, nada puede haber que pueda inquietar a su hijo.
Aun cuando viéramos levantarse la abominación de la desolación, no será contaminado el verdadero creyente; al contrario, será purificado y emblanquecido en la prueba.
Aunque la tierra fuere abrasada, no llegará el olor del fuego a los escogidos.
En el derrumbamiento de la materia y la ruina del mundo, el Eterno sabrá preservar a los suyos.
Resueltos a cumplir con nuestros deberes, valientes en el combate, sufridos en la prueba, sigamos rectos nuestro camino, sin desviarnos ni a la diestra, ni a la siniestra.
Un día llegará el fin: avancemos por el camino hasta que venga.
El descanso será nuestro.
Todo lo de este mundo vacila y se estremece, mas nuestro fundamento permanece
inconmovible.
Dios reposa en su amor, por eso nosotros reposamos en Él.
Nuestra paz es, y será siempre, a manera de río.
Una suerte nos ha sido reservada en la celestial Canaán, y la ocuparemos suceda lo que suceda.
El Dios de Daniel dará una porción digna a todos los que se deciden valerosamente como Daniel, por los fueros de la verdad y santidad.
Ningún foso de leones nos privará de nuestra herencia eterna.
Hoy me animo a seguir caminando hasta llegar al final.
Señor, Gracias por sostenerme con tu mano fuerte y decidida. Gracias por llevarme hasta el final. Amén.
Charles Spurgeon   




Y yo dije: ¡Ah!, ¡ah, Señor ! He aquí no sé hablar, porque yo soy niño. Y me dijo El Señor: No digas soy un niño, porque a todo lo que te envíe irás tú y dirás todo lo que te mande.
Jeremías 1:6-7.

Jeremías era joven y se espantó cuando Dios le confió una misión difícil.
Mas el Señor, que le envió, no admitía esta excusa: «Soy niño».
Debía olvidar lo que en sí mismo era para fijarse únicamente en que era el escogido para hablar en lugar de Dios.
No tenía que inventar el mensaje, ni elegir a los oyentes, sino comunicar lo que Dios le ordenaba y hablar en el lugar que Dios le señalaba, y esto lo haría con una fortaleza que no era suya.
¿No es por ventura este el caso de algún predicador o joven evangelista que lee estas líneas?
Dios sabe que eres joven, cuán mezquinos son tus conocimientos y experiencia; pero si Él te llama, no te pertenece a ti negarte a su divino llamamiento.
- Dios será glorificado en tu pequeñez.
- Aun cuando fueras más viejo que Matusalén, ¿de qué te servirán tus muchos años?
- Si fueras tan sabio como Salomón, tal vez te extraviarías como él.
- Cíñete a tu mensaje, y en esto consistirá tu sabiduría.
- Sigue tu orden de marcha y en eso consistirá tu prudencia.
Hoy se que nada me impedirá servir al Señor, Ni la edad, ni me educación ni mis problemas que pueden rodearme.
Señor, Gracias por darme la oportunidad de servirte y si tu me llamas , tú me capacitas. Hoy lo que anhelo más es ser obediente a ti. En el Nombre De Jesús. Amén.


                                                   
Charles Spurgeon                                                                          
                                                       




Ya hay demasiado fango en el sendero, no le amontones más.
Es ingrata tarea el hacer resbalar a los demás. Ya hay demasiado barro por la vida para que tú eches más.
Sé tú de los que aparten ese barro para no salpicar a los demás.
Ya hay demasiadas sombras por el mundo, ya no le pongas más. Haz tu vida tan clara y luminosa que evites tropezar a los demás.
Hay tanta podredumbre dondequiera que no es justo que tú la aumentes más;
echa a andar tu pureza sin temores, y entonces vivirás …
Somos luz y sal en la tierra. Con sólo decidir no ser parte del grupo que de todas maneras lo hace, ya es suficiente. Estás llamado para marcar diferencia.
Luz está sembrada para el justo, Y alegría para los rectos de corazón. Salmo 97:11
Resplandeció en las tinieblas luz a los rectos; Es clemente, misericordioso y justo. Salmo 102:4

No hay comentarios: